• Argentinos... Don Miguel A. Puig nos alienta a `Vivir´el cercano 2013

    El barrio de San Cristóbal, en Buenos Aires, Argentina, fue su habitat. La casa, un lugar de encuentro para poetas, escritores, artistas. En ese entorno produjo sus poemas, escritos, obras de teatro en verso. Su ciclo vital lo marcan los años 1914 y 1993. Y hoy, con el 2013 muy cercano, sus ideas nos hacen reflexionar sobre la actitud ante la vida. Dejemos que la palabra escrita de Miguel A. Puig llegue hasta nosotros.  Lo hace de la mano de su hija, Nélida Puig, también poeta, también porteña, por Villa Crespo pero con San Cristóbal en el alma...

    Vivir
    Por Miguel A. Puig


    Quien pudiera vivir, ya que nacimos;llenársenos los ojos de paisajes, la boca de cánticos y besos, de musicales sones el oído, y aspirar los purísimos oloresde verduras, de sexos y de flores… ir a sembrar y cosechar las mieses, amasar la harina, recoger las frutas, exprimir descalzos los racimos, bañarnos desnudos en el río y secarnos al sol en el verano; y tener leche y miel y ser amigo y al hermano hombre darle abrigo, lavarle los pies si está rendido y brindarle pan y una sonrisa, quedándole por siempre agradecido de habernos hecho el bien de haber venido.

    Es tan grande el mundo y tan pequeño, es tan breve la vida y tan hermosa, y no poder vivir…

    Contemplar por la noche el firmamento en dulce intimidad con las estrellas y oirnos las caricias musitadas plenas de amor, de amor enamoradas; sentir el bestial y tierno abrazo de la ansiedad que nace con la vida y entregarnos en éxtasis divinos pepetuando besos de otros besos como ecos al través de lo infinito, dejando una estela luminosa como fugaz meteoro en el espacio que cumple con su ciclo y luego pasa… no tener en fin, más ambiciones que convivir felices los instantes que la vida nos brindó sin egoísmo, y sabernos, en suma, más dichosos al reencontrarse el hombre con sí mismo.

    Libro "Mensajes" del poeta, dramaturgo y escritor Miguel A. Puig (Argentina - 1914/1993)Es tan grande el mundo y tan pequeño, es tan breve la vida y tan hermosa, y no poder vivir…

    Qué ingrato nos resulta haber nacido, al comprender al fin de nuestros días, que trabajamos sólo por monedas para cambiarlas por algo de comida, trabajar sin amor y sin aliento retornando al hogar como prestado para saciar el hambre del hambriento y descansar el músculo cansado; y no llevar una palabra buena, y no tener siquiera una sonrisa, ofrecer de favor una caricia y estar llenos los ojos de rencores,la lengua de frases contenidasy apretar los puños y los dientes al oir que nos llenan de ruidos, de pregones, avisos y noticias; y palabras, palabras y palabras…

     

    Es tan grande el mundo y tan pequeño, es tan breve la vida y tan hermosa, y no poder vivir…

    Cómo duele vivir agazapado con la angustia en el alma permanente, dudando si el amigo es enemigo, si nos brindan amor interesado, comprando y vendiendo las sonrisas que cuelgan en los labios como muecas en farsas y sainetes estudiadas, cerrar con trancas puertas y ventanas, mirarnos con los ojos extranjeros, hablar de amor a nuestros semejantes y cometer la indignidad tremenda de dar una limosna al que mendiga; saber que nos ultrajan y callarnos temiendo que nos maten de un balazo… Cuando se escriba la terrible historia de este siglo deshumanizado; ¡qué lástima tendrán de su memoria!

    Es tan grande el mundo y tan pequeño, es tan breve la vida y tan hermosa, y no poder vivir…

    No existamos arrastrando los pies hasta la fosa.



    (El cuadro que ilustra esta nota es una obra de Carmen Silvia Buteler)

    ARGENTINAMUNDO les desea un feliz 2013

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Carmen S Buteler28/12/2012 11:53:25

    Muchas gracias Eduardo, esperemos que este 2013 no sea un eco de este relato, hasta pronto un beso
    carmen S Buteler

    Ängeles Ruibal27/12/2012 12:23:55

    ¡¡Qué hermoso relato!! Nos hace ver nuestro entorno y la realidad de la vida. Gracias querida Nélida Puig por rescatarlo y compartirlo en estas fechas tan significativas.
    Gracias Eduardo Aldiser por tan importante tarjeta navideña.

    Un fuerte abrazo para los dos

    Ángeles Ruibal

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos