• Como por un tubo. teatro argentino en Madrid

    El popular actor de cine, teatro y televisión Miguel Ángel Solá, ha  regresado bien acompañado a las tablas y estará todos los viernes (21 hs.), sábados (22 hs.) y domingos (20 hs.) desde el viernes 13 de abril 2012... (día que trae mucha suerte), en el Teatro Lara, Calle Corredera de San Pablo, 15 , Madrid (Metro Santo Domingo y Callao).  Con el artista argentino, un elenco de actores de las dos orillas, iniciando el ciclo de "Como por un tubo" (*)... Graciela Baquero, Daniel Giménez, Carlos Morera y Enrique Quintanilla. Tras una larga temporada en el Teatro Lara, recorrerán España con esta obra.

    Esta obra ha sido creada y es producida e interpretada por el elenco al completo de "La Típica en Leve Ascenso", quienes declaran que  esta comitragedia musical telefónica en dos actos y un intermedio, está basada en hechos verídicos, extraídos del Capítulo XXVIII del Volumen XIX, del monumental relato autobiográfico: “Vida, Obra, Sexo, y Arte, de Alberto Carlos Bustos, Municipal y Pájaro”.

    Una buena ocasión para asistir a este alumbramiento de la fusión argentino española que, en teatro, es una contínua experiencia de intercambios y aportes. Es posible reservar entradas enviando un email a  vuelvelatipica@gmail.com

    (*) Tubo: dícese en Argentina, además de su acepción específica, del teléfono y de la botella de vino. La expresión "Como por un tubo" se aplica a cuando las cosas salen con rapidez y también a quien tiene por costumbre hablar mucho y especialmente lo hace en charlas telefónicas. Por extensión se menciona al referirse a la retahila de temas asociados que se pueden desarrollar en esas conversaciones.

    Si te dicen... "Vamos a tomarnos un tubo", es una invitación a tomarse una botella de vino. Y ahora también "Como por un tubo" es una obra de teatro, creación de "La Típica en Leve Ascenso", productora de espectáculos de Madrid, España.


    Eduardo Aldiser
    Argentina al Mundo con los artistas argentinos que difunden nuestro teatro por España, Europa, el mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Antonio Bonet31/05/2012 16:31:19

    Estoy de acuerdo es muy bueno y las canciones de amor cuentan historias no son meras excusas para rimar a con a ón con ón, son muy al pan, pan y al vino, vino. Se entiende que han sido escritas con dolor, pasión, alegría de haber hallado una razón emocionada para escribir. Si hay algo de lo mucho que tiene la función que destaca son las músicas y las letras de las canciones. Muy buen espectáculo, muy buen plan para no tirar el dinero. Antonio Bonet

    Angelines10/05/2012 16:14:40

    LA REVISTA DE 20 MINUTOS - Miércoles 2 de mayo de 2012 - LA ZONA CRÍTICA
    Espectáculos por Raquel Gómez - DESPACITO - COMO POR UN TUBO
    << Miguel Ángel Solá, Graciela Baquero, Daniel Giménez, Carlos Morera y Enrique Quintanilla. Autores, directores, intérpretes y productores esto es lo que se llama autogestión- de cómo por un tubo, definen su criatura como comitragedia musical. Ciertamente, en ella prevalece el género cómico prevalece sobre el trágico. El humor envuelve de principio a fin, empezando por el mismo nombre del protagonista, la historia de Alberto Carlos Bustos, un artista sumido en la apatía desde que su pareja lo abandonó por escrito.
    Como por un tubo tiene un formato muy original. Todo se cuenta desde un estudio de radio del Buenos Aires de los años cincuenta. Las palabras de un mordaz y expresivo narrador, del que sólo vemos la silueta, se van alternando con las representaciones propiamente dichas. Y cada poco se intercala alguna canción. Las hay tiernas, desgarradas y también divertidas; todas son geniales, lo mejor del show, dignas de escucharse con independencia de la función (¡y qué maravilla la voz de Baquero!).
    El montaje ganaría con una estética, tanto en vestuario como en atrezzo, un poco más cuidada.
    Al menos en la función a la que asistí, el público no quiso o no supo responder al 100% al mucho y buen humor de la obra. Queda descartada como motivo la cuestión intercultural, porque tiene bastantes aspectos en común con Les Luthiers, una formación a la que en España siempre se ha entendido y apreciado. ¿Acaso necesitamos que nos den las gracias con cuchara, más despacito y trituradas? Quiero creer que no >> En el teatro Lara de Madrid

    Elina y Marcial Romero03/05/2012 18:29:02

    Vayan a verla que es buenísima. Tiene todo para pasarla como los dioses. Elina y Marcial.

    Martinez Pablo24/04/2012 19:12:13

    Es una salida más que recomendable. Excelente espectáculo con muy buenos cantantes que sacan música de sus corazones. Los textos, no sé para los gallegos, aunque tenía varios a mi alrededor y pasando los diez primeros minutos creo que le agarraron la vuelta y se la pasaron bomba. En el programa no se especifica quién es quién en La Típica en leve Ascenso, pero está Solá y eso ya es mucho, aunque sus compañeros brillan como él. Es un verdadero alarde grupal y no es fácil estar a la altura del monstruo, no sé cómo lo hacen, pero lo hacen muy bien. Soy músico, de la vieja guardia, y me hicieron revolcar en la nostalgia y en las ganas de estar ahí arriba. Estoy realmente agradecido a mi mujer, que me sacó del Madrid-Barcelona para ver esta joya. Que la mierda les llueva por toneladas, la de la buena digo. Y también me dieron ganas de irme un tiempo a Buenos Aires, viéndolos me di cuenta de que muchas veces necesito estar allá para poder volver y sentirme bien acá. Un abrazo gigante a Solá y los suyos que son buenos a rabiar. Pablo

    Martín15/04/2012 10:16:07

    La rompen. Que bien le hace a Argentina gente así. Bravo, Solá. Bravo, compañeros. Nos han traído un cachito de país como es el nuestro: caótico, inteligente, sutil, imprevisible, divertido, cruel, profundo, ingenuo y lleno de creatividad, ¿que otra cosa nos queda?
    Martín

    Fede10/04/2012 14:47:25

    ¡¡¡¡¡¡¡Ex -ce -len -te!!!!!!!! Con orgullo de compatriota. Fede Espina

    Carles10/04/2012 14:44:47

    Es fantástica la organización que han formado estos artistas. Hacen un muy buen espectacle con muy pocas vituallas. Nos ha encantado el humor y la historia que cuentan, y nos ha parecido que intentan decirnos a nosotros espectadores que todos llevamos un creador dentro, que muy pocos nos animamos a dejar que vea la luz y comparta el aire con los demás. Es una especie de homenaje a la vida de todos, reinvindicando a aquellos capacesvde mostrar a los demás su valía sin pedir permiso a nadie, sólo por darla, aunque los demás no les hayan encumbrado por eso y a veces ni les presten atención siquier. Nos fuimos llenos dealegría del teatre Santa Isabel y hemos recomendado mucho a nuestros amigos el juego escénico de esta obra bonita en texto, música, canciones y actuació. Feliz quien dirigió a estos actores y bienvenida esta nueva manera de contar, sencilla, pícara, elegante, y envuelta en los tiempos más imaginativos de la radio, años cincuenta, que conozco muy bien.Con afecto. Carles

    Angelines10/04/2012 14:43:18

    Este hombre convierte en arte todo lo que nos ofrece, y este espectáculo es una muestra clara. Parece decirnos en cada nuevo trabajo: ¿Queréis más? ¡Tendréis más! A un costado del escenario, casi escondiéndose, nos divierte sin exponerse demasiado y le basta para ir metiéndose en nuestras vidas, esta vez con un humor muy diferente y siempre brillante y sin que se advierta en él un gramo de técnica. Se nos presenta como un ser opaco que envuelve a un gran artista que ha hecho de su vida su propio escenario repleto de ingenuidad rayana en el delirio. Es pura tontería lo que ocurre, reñida con la realidad y la exageración de los espejos esos que deforman. Los diálogos son desternillantes y se asientan en un absurdo que termina siendo la verdad última de la obra y sus personajes. No es una caricatura del amor, se trata de la sinrazón del amor. Y de la mirada ajena y su opinión desalmada expresada por la sombra de cada uno, cuando la pesadilla del amor y no su mejor sueño la vive otro. Las letras de las canciones son de alto vuelo y muy poco comunes y sus músicas, aunque no sean las habituales a nuestros oídos son muy pegadizas. Los poemas (eché en falta alguno más) dichos por Solá son como agua de mayo, por la hondura de su voz y su manera de frasear que imantan. Sería injusto decir que está solo como el personaje que interpreta, porque le acompañan cuatro desconocidas primeras figuras que apuntalan una función (he visto tres de las siete que han hecho) tan original y compleja como sencilla y común. Aquí todos son protagonistas en equilibrio y en armonía, nada desentona, pero Solá es mucho Solá, haga lo que haga. Magia, ángel, carisma, magnetismo, luz, talento, convicción, vaya a saber qué es lo que tiene dentro que cuando asoma se convierte en necesario. Repetiré en cuanto pueda. Afectos. Angelines

    Jorge Lombardi30/03/2012 14:44:35

    Fabuloso el espectáculo, muy nuestro, no sé si acá lo van a pescar como se debe. Todos están muy bien y pasan mil quinientas cosas en el escenario. Volveré a verlos y seré millones.

    Joselo18/03/2012 11:43:33

    Me he reído mucho y los temas están cantados como los dioses. Algunos son buenísimos. A los compatriotas y a los que no lo son, pero que dudo lean esta página: vayan al teatro Infanta Isabel, Barquillo veintialgo a pasarla como pocas veces. Solá es un monstruo y sus cómplices también. Y este Bustos, a mí mi madre algo me contó de él, que andaba por Balvanera, y que era un ciruja, que escribía poemas y decía piropos a toda mujer que se le cruzaba, piropos educados, frases bonitas, y les deseaba felicidad y no les aceptaba (a las mujeres) colaboración económica ninguna. La pasé genial y mis padres (que están de visita y me arrastraron a ver a su ídolo Solá) se fueron con este recuerdo a la Argentina. Un abrazo a todos. Joselo

    Rubén L. Lombardi06/03/2012 09:11:03

    Muy buena experiencia. Son especiales. No sé cómo captarán el humor aquí porque está plagado de sutilezas muy argentinas, pero espero que les vaya muy bien. Se lo merecen.

    La Típica en Leve Ascenso04/03/2012 00:16:19

    Para saber de qué trata la vida hay que vivirla. Esta verdad de Perogrullo se hace más que evidente cuando es la propia. Y uno, que no sabe qué hacer consigo mismo, se encuentra frente a frente con ella. Ella, la vida; ella, la amada; ella y la idea de ella; ella pensada; ella, abismo sagrado, caída en vertical, luz que ilumina el comienzo de una calle que no sabes cuándo y cómo ha de cortarse; ella, la esperanza de ser único, de no estar solo y la recta final del aprendizaje; ella, silla donde sentarse, mesa donde comer, cama donde empadronar tus datos de ave migratoria; ella, manto sagrado en el que quedó impresa tu cara de asombro e interés -maldito interés- que te bendice en ella hasta excomulgarte. Ella, abandono. Ella, soledad; ella, nostalgia. Ya no tienes rostro propio. Ya deambulas buscándola, sin ojos, sin nariz, sin boca, porque en la tela, ella, quedaron por siempre jamás. Ya eres otro. Ya eres el mismo paño, sufrido paño, retal, saldo que se mezcla en el montón, con todas las caras impresas que han osado querer jugar con ella a un juego diferente al que ella quiso, quiere y querrá. Que ni siquiera ella misma sabe cuál es. Y vos, pretendiendo que lo diga, que te guíe, que te de las instrucciones precisas para convertirte en el juego inimaginable, en el juego sorpresa que reinvente su curiosidad. No basta, nada bastará. Estás ahí, mirando el cielo inmenso, quieto, inerte, siguiendo el vuelo de los pájaros ésos que aletearon contigo alguna vez Rostro de tela, dibujo desesperado que mira sin ver, que se va borrando porque el tiempo, que no existe, pasa, como los pájaros, nunca los mismos, siempre parecidos. Ya no ves más que un palmo de este a oeste, pequeño espectro inerme, mientras el hilado cede, se desgarra y busca ser polvo una vez más. A veces siento que nací de ella, y que sólo ella podría creer esto que pasa conmigo. El hueco amable ya no está, ni está el con qué llenarlo, pero, el recuerdo de haber sido, persiste en cada partícula de mundo dispersa por el viento de los siglos, que me quiso nacido en el único mundo posible: ella., escribe Bustos, en su jerga argentina, romántica y pasada de moda. Y quizás cualquiera pueda entender estas trescientas setenta y cuatro palabras escritas ¿a quién? Todos, en La Típica, pensamos que a Clara Beter, que no hubo amor mayor en la vida de ese raro ejemplar de humano que nos regaló la casualidad -si existiera-; o bien la causalidad -si pudiera probarse-. Casual o causal, nuestro encuentro con Alberto Carlos Bustos lleva más de veinte años obsesionándonos. Este espectáculo sobre su vida, obra, arte y sexo, es el decimoctavo en nuestro haber; y quizás el único que pueda llegar a probar la existencia del escrito que acaban de leer y de ella Clara, suponemos-, a quien la literatura condenó a ser un personaje de ficción, quizás para vengarse de tanto abandono. ¿Y Manuela? ¿Quién es? ¿Y quién Bustos? ¿Quiénes somos nosotros? ¿Y ustedes? Hoy empezamos a conocernos. Será un placer. La Típica en Leve Ascenso.

    Bebe01/03/2012 23:09:55

    El chabón es un genio y sus compañeros también, el espectáculo es divertido y desborda talento y aquí no se hace nada parecido. Todo, textos, canciones, música, poemas, todo les pertenece. En Buenos Aires eran como veinte y yo los vi un par de veces, acá son cinco pero parecen cien. ¡Viva Argentina y la gente así, sentís orgullo!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos