• Elida N. Cantarella en Argentina Mundo / España - Meigas gallegas en su relato

    Cursaba mi último año de periodismo en Argentina cuando decidí cubrir una pasantía en la revista “Hechicericón”; un trabajo considerado de alto riesgo psíquico. Lo acepté por el puntaje que sumaba a mi currículo, amén de un buen pago. Firmé el contrato donde figuraba una cláusula especial: debía cubrir una asamblea de hechiceros en el legendario Castillo de Vimianzo, también conocido como Torres de Martelo.

    Príncipe de meigas

    El sólo hecho de viajar a Galicia, tierra de meigas, me provocaba sensaciones inexplicables. Sabía de antemano que se trata de un lugar encantado donde comulgan el mar, el bosque y la belleza de su ciudad. Para llegar a destino debía recorrer la Costa de la Muerte, denominación acertada por tratarse de un terreno escarpado y lleno de rocas donde se produjeron muchos naufragios.

    Festejos de Vimiazo, provincia de La Coruña, Galicia, España, que se remontan a la edad media y muchos de ellos con raíces celtasLa finalidad de mi viaje se  asociaba con lo esotérico. Alguien me tranquilizó explicándome que las meigas vienen de la tradición Celta y en latín significa “persona de poderes extraordinarios o mágicos que pueden pactar con el diablo”,  están muy arraigada a lo popular y se diferencian de las brujas, en que estas últimas siempre actúan con maldad. Las meigas son conocidas como curanderas o videntes. Generalmente vuelan montadas sobre una estaca que se usa en los laterales de carros o carretas. Como defensa a sus hechizos existen amuletos como herraduras y espolones de caballo, murciélagos o colas de lobo.

    Pero lo mío era algo más que inquietante, se trataba de un aquelarre, y para ello tomé ciertas medidas como  aprovisionarme de elementos que contrarrestaran cualquier embrujo. Puse en mi cuello un collar de ramas de muérdago intercalado con dientes de ajo. En mis bolsillos y cartera guardé trozos de piedras de azabache, de ámbar y de algunas otras que actuara como antídoto frente a un  encantamiento, hasta me trajeron una bolsita con tierra bendita del cementerio y un recipiente conteniendo orina de caballo pero no me atreví a llevarlos.

    El viaje transcurrió sin mayores obstáculos ni fascinaciones hasta Santiago de Compostela, luego, continuando por  la carretera de la costa, se llega al Cabo de Finisterre, conocido por las leyendas como cabo de fin del mundo.  Durante todo el recorrido se conjuga el paisaje, ofrecido por el atractivo de sus playas, acantilados, hórreos y cruceiros con el misterio de sus poblaciones y miradores donde su gente transmite antiguas leyendas celtas. En las inmediaciones al cabo de Finisterre se pueden encontrar una serie de  piedras de las que se dice que están cargadas de significado religioso, las piedras santas, las piedras manchadas de vino, la tumba de Orcabella excavada en una roca.

    Escenificación de un aquelarre en Galicia, con reunión de meigas Mi destino era la fortificación de los Moscoso, deseaba llegar con tiempo para recorrer los distintos pasadizos, salas y torres, en búsqueda de algún botín escondido, producto de la incautación en los  naufragios  acaecidos en las cercanías de las costas; o,  porque no, encontrar la jaula de oro donde estuvo encerrado, en prisión, el Arzobispo de Compostela Alonso de Fonseca II; según narra la leyenda.

    Pronto dejé atrás mis sueños de hallar algún tesoro; llegué al castillo justo cuando abría sus puertas a la convención. El portal, donde se exhibía el  escudo de la familia ostentando una cabeza  de lobo, sólo era traspasado por quienes mostraban una credencial. Entre mis papeles no figuraba alguno que me acreditara como miembro activo de ese aquelarre. Para poder ingresar, debí firmar un pacto en el cual me comprometía a cumplir una serie de pruebas. Lo firmé, considerando que se trataría de alguna evaluación acorde a mi carrera.

    Se me pusieron los pelos de punta cuando un chistar de lechuzas dio por comenzada la reunión y recordé aquella anécdota: “`¡Pajarraco agorero, si los hay, es la lechuza! Mañana hay cliente seguro´ –comentó el dueño de la casa  funeraria  y a la madrugada siguiente se murió él”.

    Un aleteo de murciélagos, que pendían sobre nuestras cabezas como velos de viuda, chocó contra los ventanales rompiendo los vidrios. Después que se aquietaron comenzó el cónclave de donde surgiría el próximo “Príncipe de meigas de Galicia”. El castillo quedó a oscuras y me encontré inmersa en un exorcismo que un  sacerdote practicaba  sobre una joven poseída por el demonio. El cuerpo se elevaba por el aire despidiendo espesos vahos. De sus ojos saltaron dos embriones de lagartijas y la nariz exhalaba nubes de larvas, mientras el abdomen se retorcía.  Su boca  escupía un gusano escamoso que nunca terminaba de salir. El aullar de los lobos puso fin a la expulsión del grotesco reptil.

    La mujer adquirió aspecto de vampiro y atacó al exorcista; dos colmillos puntiagudos se clavaron en la yugular bebiendo la sangre de su víctima. El olor del líquido rojo despertó el apetito de los concurrentes quienes degustaron emparedados de fibras de ratas. El plato principal consistió en hiena fileteada con salsa de víboras.

    La sala se iluminó de pronto con la claridad de la luna llena que asomaba por las claraboyas, y otra vez se escucharon los aullidos. Un enorme gato cayó desde el techo sobre el postulante número siete, arañándole la cara y haciendo que sus ojos  rodaran por el suelo. El hombre, ciego y desgarrado de dolor, le clavó un cuchillo y arrancó con sus manos el corazón del felino. En ese momento, los cuerpos mutilados se fusionaron convirtiéndose en lobisón. Alcé la mirada y comprobé que la luna había desaparecido junto con los aullidos lobunos.

    Castiillo de los Moscoso en Vimiazo, Provincia de A Coruña, Galicia, España, durante los festejos patronales de la localidad, donde se superponen ceremonias cristianas con otras celtasPensé que la sesión había culminado, pero no fue así. Un pórtico se abrió tras el chasquido de espuelas y nuevamente se impregnó todo con  olor a sangre. Hizo su ingreso un jinete con una cabeza en la mano; se dirigió  hacia el brocal del pozo y con una soga extrajo del interior una vasija. Volcó el contenido en la cavidad de la cabeza que sostenía y transfirió el brebaje que bullía en copas individuales, convidando a los presentes.

    La vasija contenía las cenizas de “Pranquespeyn”. La amalgama de esas partículas con los líquidos cefalorraquídeos y la sangre produciría un nuevo engendro que por un año ostentaría el título de: “Príncipe de meigas”. Cuando el espeluznante personaje estuvo conformado, el castillo y todos se rindieron a sus pies.

    La sala fue despejándose y al trasponer el pasadizo hacia la salida, una voz profunda y carrasposa me detuvo: “Antes de retirarse debe cumplir con el pacto firmado” –me sentenció. Debía afrontar “la prueba” si quería retirarme del lugar.

    La demoníaca figura que me hablaba, envuelta en una capa negra, desenfundó una pértiga y me empujó al foso que circundaba el castillo. El líquido, espeso y pestilente me succionaba hacia el fondo. Debí nadar hacia uno y otro lado, peleando con batracios que abrían enormes mandíbulas para devorarme. Cada vez que intentaba asirme a la orilla, la horrible criatura me volvía a sumergir, obligándome a tragar el repugnante flujo. Al fin logré evadirme y salir de allí, agotada,  con la desesperación propia de huir de ese calvario.

    Estaba sola… pero… alguien se acercó y con tono académico me dijo: “¡Felicitaciones!  Al superar la prueba se ha recibido de Bruja”.

    Elida Cantarella, escritora argentina que reside en Pergamino, Provincia de Buenos Aires

    Elida N. Cantarella, Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina

    Otras notas de esta autora argentina y de temas relacionados
    Desde Argentina, Elida Cantarella con recuerdos de la inmigración italiana
    Provincias argentinas. Huella de alfarero, relato de Elida Cantarella
    Pampa Argentina. La luz mala, toda una tradición
    La luz mala argentina, la Santa Compaña gallega

     

    Argentina Tango  - Radio Aldiser - Argentina Mundo  - Argentina Folklore

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    nolberto malacalza18/02/2014 19:21:16

    Para cortar la respiración, Élida. ¡Felicitaciones!

    ESTELA BELCUORE26/01/2014 23:05:19

    Supera ampliamente la realidad esta aventura asombrosa, macabra que requiere coraje
    de solo escribirla y que solamente la imaginación de los qrandes escritores lo hacen.
    "Felicitaciones"" querida amiga.

    Elisabet26/01/2014 02:51:05

    ELY QUERIDA...COMO SIEMPRE UN ENORME PLACER LITERARIO LEER TUS CUENTOS.TU CREATIVIDAD ES INAGOTABLE Y FANTÁSTICA Y TU DECIR CLARO Y CONTUNDENTE VOLANDO MÁS ALLÁ DE LA REALIDAD. ¡¡FELICITACIONES!! POR ESTA ENTREGA QUE ENORGULLECE A LAS LETRAS DE PERGAMINO, CON TODO MI CARIÑO

    norma25/01/2014 01:35:07

    Felicitaciones Eli, cada vez me sorprendo mas y mas de tus cualidades literarias sos un orgullo para Pergamino y un honor para vos esta muy buena publicacion... sabes que como persona lo que pienso ¡adelante!

    Digna Sabaté24/01/2014 22:29:24

    Impecables y amenas las historias que nos cuenta Elida Cantarella. Una escritora de innegable talento, que investiga profundamente antes de escribir, que sabe decir y nos abre a los interrogantes con su manera clara de expresarse, de comprometerse. Viajera incansable, su imaginación, nos toma de la mano y vamos con ella a recorrerlo todo, desde las profundidades del ser, hasta algunos lugares insólitos, y nos adentramos con ella en la historia real (Estudiosa de la historia de su país) y los más increíbles misterios, todo relatado con el dominio turbador de su pluma.
    Hace muchos años que compartimos el amor por la escritura y me honra decir que soy su amiga. Digna Sabaté

    Marta Susana Sicilianoil24/01/2014 18:16:05

    Felicito a la escritora pergaminense Elida Cantarella y amiga personal, por este relato ficticio pero con una importante información de la realidad.
    Gracias Eduardo por compartirlo y así permitir que sea conocido en el mundo.

    ADOLFO ZABALZA24/01/2014 01:29:04

    GRACIAS EDUARDO NUEVAMENTE, POR HACER CONOCER LAS CUALIDADES LITERARIAS DE ESCRITORAS PERGAMINENSES COMO EN ESTE CASO LO ES MI QUERIDA AMIGA ELIDA CANTARELLA.-VARIOS GALARDONES HA COSECHADO CON SU PLUMA FINA Y ELOCUENTE POR LO QUE TENGO EL GUSTO DE VOLVER A FELICITARLA.-SI BIEN ES UNA MUY BUENA ESCRITORA, DEBO DESTACAR TAMBIÉN SUS INNEGABLES VIRTUDES PERSONALES, QUE LE VALIERON GANARSE LA AMISTAD DE QUIENES ESTAMOS EN MAYOR O MENOR MEDIDA DENTRO DEL ÁMBITO LITERARIO DE PERGAMINO.- UN ABRAZO

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos