• Feliz cumpleaños Leo Messi, el pibe argentino que llegó para alegrarnos

    Lo hizo un 24 de junio de 1987 y hasta hace unos años, ese día vuelve una y otra vez a la memoria aquella mañana funesta de 1935, cuando en el aeropuerto de Medellín, Colombia, Carlos Gardel, Alfredo Le Pera y varios de sus guitarristas, perdían la vida.  En 2010, al cumplirse el 75º aniversario de aquel hecho, me convocó la cadena española de televisión Antena 3, para hablar de ese día. En mi caso la cita fue junto a la estatua de Jacinto Benavente que hay en la plaza de su nombre, en Galapagar, donde vivía por entonces. Rodolfo Ghezzi  ha escrito sobre la amistad que el escritor, nacido en Madrid pero radicado en ese pueblo serrano madrileño, donde está enterrado, tenía con el Zorzal Criollo.
     
    Ante las cámaras rematé mi nota comentando precisamente eso… que ahora, y esto de 2010 tiene aún aumentada la vigencia en 2012, gracias a Lionel Andrés Messi esa fecha del calendario dejará se ser triste para los argentinos. Este chico rosarino que revoluciona el fútbol mundial, viene batiendo un record cada pocos días y si su proyección se continúa en los años siguientes de su carrera, podría dejar establecidas marcas muy difíciles de superar.
     
    A finales de mayo 2010, pocas semanas antes de mi comentario por Antena 3, el mundo lo vió triunfar en Roma, ganando la Champions League, el máximo trofeo para clubes europeos de fútbol. La noche era propicia, mágica y él, con “el poder de lo pequeño”, estaba allí... con la cabeza trabajando por dentro y sirviendo por fuera para impulsar y asegurar al Fútbol Club Barcelona la victoria.
     
    La vida de su familia y él, como un componente más, es la típica de una familia emigrante de Argentina o América del Sur, buscando mejores horizontes. Jorge Messi, su esposa Celia y sus hijos Lionel, Marisol, Rodrigo y Matias, recalaron para encontrar una salida económica que les permitiera, entre otras cosas, tratar a Leo de su retraso del desarrollo óseo, por el que sus hermanos le llamaban cariñosamente “pulguita”. Un día probó en el Barza y ese gran jugador, entrenador y persona que es Carles Reixach lo vió y se dio cuenta al momento que estaba ante un genio. Ese genio es además un gran ser humano que dijo al ganar la Champions League: “Soy el hombre más feliz del mundo. Estoy contento por mí, por mi familia y por mi país”.
     
    El el momento de mayor gloria recordó a Argentina como uno de sus amores, siendo que el destino y la situación de la patria habían obligado a su familia a emigrar, como a tantos. Y lo hace además con acciones, poniendo el hombro desde su Fundación Leo Messi donde tengo la suerte de ser contado como amigo. 
     
    Del país y su ciudad está pendiente, no olvidándose de Newells Old Boys de Rosario, el gran club del Parque Independencia que estuvo pasando un momento muy grave en su economía. Así es que por una gestión que delegó en su padre, ese mismo 2010 consiguieron salvar el campo de entrenamiento del barrio de Bella Vista, que peligraba por las deudas del club y podía ser rematado.
     
    De bien nacidos es ser agradecidos... y así son los Messi, una familia más del Barrio Abanderado Grandoli de Rosario a la que el destino le deparaba un milagro, pero que siguen siendo “los Messi”, aunque “la pulguita” se ha vuelto un gigante. Y ese gigante del fútbol mundial sigue acumulando títulos para su club y records para su carrera deportiva. Tiene pendiente el tercer campeonato del mundo para Argentina… siendo que este deporte es cosa de once, necesitará que el equipo nacional se consolide,  si lo hace, luciremos otra estrella más en la camiseta dentro de poco.
     
    Mientras tanto, podemos decir de él, aquello de Gardel… Leo Messi cada día juega mejor.
    Argentina Mundo siguiendo la trayectoria del gran astro argentino del futbol mundial, Leo Messi

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos