• Héctor Bianciotti - Argentina Mundo / España - Destino y final en París

    Allí, en la capital de Francia a la que llegó en 1961, después de vivir en España e Italia desde 1951, a tocado a su fin la vida del escritor argentino  Héctor Bianciotti, nacionalizado francés y miembro de la Academia Francesa  de las letras, el primer hispano hablante en conseguirlo. Una historia más de emigración, lejana, de aquellos años cincuenta, con sus dos caras, la gloria que vemos en la foto, condecorado y leyendo su discurso al ingresar en la máxima institución de la legua francesa… y un final envuelto en su propio olvido, hospitalizado, pobre. Nos quedamos con la gloria…  

    Héctor Bianciotti había nacido en 1930 en la localidad cordobesa de Luque, Departamento del Río Segundo, a 100 km de la ciudad de Córdoba, Argentina, en el seno de una familia piamontesa que, como casi todas las de inmigrantes italianos, no traslada esa lengua regional a sus hijos, les hacen hablar en español.

    Ya instalado en París, tras sus diez años anteriores por Europa,  publica sus primeras novelas, en las que se amalgaman, con un perfecto equilibrio estructural, los recuerdos personales y la fabulación imaginativa, con las que el escritor desvela la esencial condición metafísica del alma humana. Se lo sitúa literariamente en la línea de Jorge Luis Borges.

    Fue, además de escritor, periodista especializado en crítica literaria, colaboradondo de Le Nouvel Observateur, Le Monde, etc. además de realizar tareas de lector y editor en la famosa editorial francesa Gallimard, que publica la mayoría de sus obras. 

    Su primera novela publicada ha sido “Los desiertos dorados” (1968), tras la que siguieron títulos como “Detrás del rostro que nos mira” (1971),  “Ritual” (1973),  “Los otros, una noche de verano” (1974),  “La busca del jardín” (1977)  y una obra que le dio mucho renombre,  “El amor no es amado” de  1983.

    En 1977 recibe el premio Médicis  por  "Le Traité des saisons" en 1977.  Adopta la nacionalidad francesa en 1981 y por esa época deja de escribir en español. Sobre este cambio en la lengua de sus creaciones literarias ha manifestado en alguna oportunidad que «Yo no elegí el francés. Es el idioma francés el que se apoderó de mí y echo afuera el castellano, pero en el fondo, nunca salí de la pampa»

    Con  su primera novela en francés, “Sans la miséricorde du Christ” de  1985,  obtiene el premio Femina. Sus artículos sobre la literatura clásica son tan valiosos que Gallimard los reune bajo el titulo "Une passion en toutes Lettres" (2001). Su siguiente novela publicada aparecería en 2003, "Nostalgie de la maison de Dieu", también con este sello editorial francés.  Antes, al publicarse su Antología, obtiene el premio Prince Pierre de Monaco en 1993 y el Premio de la Lengua Francesa en 1994. A partir de 1995, participa como jurado del premio “L´écrit intime”. Es electo para ocupar unos de los sillones de la Academia Francesa de Letras el 18 enero de 1996, durante la presidencia de André Frossard.

    Estos últimos siete años de su vida los pasó en la oscuridad del alzheimer.  El 11 de junio 2012 cerraba su ciclo vital dejando atrás, en sus 82 años de existencia, un largo recorrido en el que la literatura fue su mundo, su razón ser, el puente hacia días de esplendor. Una historia de emigrante más… hijo él también de la inmigración piamontesa y aferrado con sus recuerdos a aquel pueblecito cordobés de Luque.

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo recordando a nuestros escritores argentinos que nos representaron en Europa y el mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos