• Sophie Lüssi en Argentina Mundo / España - Violinista suiza

    Esta entrevista ha sido editada por la Revista "Rosas de Otoño" de la Asociación Ángel Villoldo de Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos, Argentina. La firma Rodolfo Cáceres y nos la ha cedido Juanjo Minatel, porteño en el DNI y director de la publicación entrerriana.

    Sophie Lüssi, Violinista, Compositora, Profesora
    Por Rodolfo Cáceres

    Hola Sophie. Hace mucho que me interesaba publicar esta nota pero siempre había dificultades para lograrla. Ahora se dio la oportunidad y quiero comenzar por el principio...Se que vienes de lejos. Pero... ¿De dónde concretamente?

    Provengo de Suiza. Nací y creci en una ciudad capital de distrito llamada Winterthur, ubicada bastante cerca de Zürich.

    ¿Cuándo y por qué decidiste venir a Buenos Aires?

    Desde siempre sentí deseos de viajar por el mundo, es más, siendo pequeña ya tenía la idea de vivir en otro país para conocer su cultura a fondo. En cuando a Buenos Aires, el proyecto era venir a pasar un mes para conocer el tango.

    ¿Ya por entonces eras música?

    En eso estaba. Cursaba en esos tiempos la carrera de violín aplicado al jazz en el conservatorio de Zürich. Pero el violón dentro del jazz es más bien una rareza, es decir, lo contrario del tango, donde es un instrumento prominente. Y eso me sedujo del tango, el rol protagónico de mi instrumento. Y que mejor que venir a Buenos Aires para ver como era eso del Tango... (rie)

    ¿Fue tu primera incursión en tierra Latino Americana?


    No... Ya había estado en Centro América. Durante poco menos de dos años residí en Tegucigalpa... Capital de
    Honduras...

    ¿Y cuando llegaste a Buenos Aires?

    Llegué el 1 de setiembre de 2002, con la idea de pasar aquí un año. Y como aún traía el recuerdo de mi paso por Honduras quedé realmente sorprendida por la ciudad... Por su entorno casi europeo, y también pos su gente.

    ¿Y te quedaste? ¿Qué pasó en el medio?

    Pasó que al segundo día de mi estadía fuí al Teatro General Alvear para escuchar a la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires. Y ahí conocí al que para mí era el mejor violinista de tango. Conocí a Leonardo Ferreyra. Y bueno... Comenzó una historia de amor. Pero debí regresar a mi país...

    ¿Y la historia de amor?

    La historia continuó, fue así que en 2004, al terminar mis estudios en Suiza regresé a Buenos Aires como para una larga estadía...

    ¿Y como fueron tus comienzo musicales en nuestra ciudad?

    Al principio duros, como ocurre en cualquier lugar del mundo. Empecé poco a poco a conectarme con músicos de jazz de la escena local. Y sin darme casi cuenta muy pronto tuve más trabajo que el esperado...

    ¿Das clases de violín?

    Si. Empecé dando clases de improvisación para cuerdas y luego ampliando un poco el panorama.

    ¿Y el Tango?

    El tango llegó al tiempo. Primero estuve tocando regularmente jazz, que era mi fuerte. Estuve presentándome en varios boliches de jazz porteños, que para mí son muy queridos, y luego pasé a integrar el cuarteto de cuerdas de Leonardo Ferreyra, un proyecto muy innovador de tango contemporáneo.

    Sophie Lüssi, violinista suiza residente en Buenos Aires, ArgentinaY como compositora ¿Qué nos puedes decir?

    Que mi vocación por la escritura afloró gracias a las clases de perfeccionamiento que tomé con el maestro Daniel Montes. Fue con él que descubrí el apasionante mundo de la composición. Y debo confesar que la vida en Buenos Aires me inspira para escribir buena música. Estoy segura de que todo lo que uno ha vivido y vive, a la larga se refleja de alguna manera u otra en su música. Y mi música seguramente tiene influencias de esta ciudad que he elegido para vivir...

    ¿Has regresado alguna vez a tu patria?

    ¡Si!.. He ido muchas veces... En los últimos tiempos estuve viajando hasta cuatro veces al año a Suiza para presentar mis composiciones con mis grupos musicales y además doy talleres de cuerdas para jazz.

    ¿Extrañas Suiza?

    ¡Si!... Mucho... Por eso creo que voy a necesitar estar siempre entre Suiza y Argentina. Son dos países que, a pesar de todos sus contrastes, se complementan mucho.

    ¿Qué cosas son las que más te gustan de Buenos Aires?

    Hay muchas cosas. Principalmente Buenos Aires me gusta mucho más a la noche, cuando ese tránsito que está cada vez más denso y descontrolado se aquieta un poco. También me gusta mucho la gastronomía y, sobre todo, el buen trato. También me gusta mucho que se puede comer hasta cualquier hora todos los días de la semana. Se puede ver a altas horas de la noche a señoras tomando café, algo impensado en Europa.

    Viéndola con ojos de turista, Buenos Aires es una ciudad que le brinda espacio a todo tipo de gente. A mi personalmente me encantan y me divierten los encuentros con esos personajes pintorescos, esos locos lindos que no siempre bajan por Arenales con una banderita en cada mano. Acá hay a cada paso un grado de improvisación y sorpresa interesante y creativo que muchas veces rondan el límite de lo informal y resultan hasta caóticos. Recuerdo algunas emisiones de radio en las cuales participé o algunos trabajos para los cuales he sido convocada con muy poca antelación, casi sobre la hora, mientras que en Europa, como mínimo seis meses antes, por no decir un año, ya está todo prolijamente programado y estructurado.

    ¿Sientes saudade?

    ¡Si!.. Muchas veces. Soy un poco nostálgica, casi como los porteños. Me encantan los bares, pizzerías y almacenes viejos, las casas y edificios de épocas pasadas y los pocos cines grandes y radios, como el Gaumont y Radio Nacional, que quedan. Lamentablemente aquí no se cuida bien ese patrimonio antiguo, que cada vez queda menos.

    ¿Qué nos quieres decir para despedirte?

    Especialmente decir que quiero mucho a Buenos Aires, a pesar que no siempre las cosas me salieron bien. Tuve que adaptarme y aceptar diferencias que se contraponen con mi cultura europea y sigo luchando con la burocracia absurda, y no entiendo la falta de conciencia con respecto al reciclaje de basura y cierto descuido de la cosa pública. Y a veces tanto cemento, autos y ruido me agobian. Por eso necesito si o si acercarme a la naturaleza. Pero en cambio, la cultura porteña también me hizo cuestionar mi propia cultura y me enriqueció muchísimo. Y poco a poco voy sintiendo que Argentina es parte mía y que ya va a ser difícil que lo deje de ser.

    Gracias por tu tiempo Sophie... aquí te tenemos con el cuarteto de Leonardo Ferreira, realizando Decarísimo  de Astor Piazzolla, con arreglos de Néstor Marconi, en tu tierra, Suiza. Concierto del 5 de febrero 2012 en  Romanshorn. El cuarteto: Leonardo Ferreyra, violin; Rahel Zellweger, violin; Sophie Lüssi, viola; Andreas Ochsner, cello

    Argentina Mundo con los intérpretes del mundo que difunden la música argentina

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos